Cáncer de recto Diagnóstico y tratamiento

Cáncer de recto Diagnóstico y tratamiento
Advertisements

Diagnóstico

Pruebas para diagnosticar el cáncer de recto

El cáncer rectal puede detectarse durante una prueba de detección del cáncer colorrectal. O puede sospecharse a partir de sus síntomas. Las pruebas y procedimientos utilizados para confirmar el diagnóstico incluyen

  • Utilización de un endoscopio para examinar el interior del colon y el recto (colonoscopia). La colonoscopia utiliza un tubo largo y flexible (colonoscopio) conectado a una cámara de vídeo y un monitor para ver el colon y el recto. Si se detecta cáncer en el recto, el médico puede recomendar que se examine el colon para buscar otras zonas sospechosas.
  • Extraer una muestra de tejido para analizarla (biopsia). Si se encuentra alguna zona sospechosa, el médico puede pasar herramientas quirúrgicas a través del colonoscopio para tomar muestras de tejido (biopsias) para su análisis y extirpar pólipos.

La muestra de tejido se envía a un laboratorio para que la examinen médicos especializados en el análisis de sangre y tejidos corporales (patólogos). Las pruebas pueden determinar si las células son cancerosas, si son agresivas y qué genes de las células cancerosas son anormales. Su médico utiliza esta información para conocer su pronóstico y determinar sus opciones de tratamiento.

Pruebas para buscar la propagación del cáncer de recto

Una vez diagnosticado el cáncer de recto, el siguiente paso es determinar la extensión del cáncer (estadio). El estadio de su cáncer ayuda a determinar su pronóstico y sus opciones de tratamiento.

Las pruebas de estadificación incluyen:

  • Recuento sanguíneo completo (CBC). Esta prueba informa del número de diferentes tipos de células en la sangre. El hemograma muestra si el recuento de glóbulos rojos es bajo (anemia), lo que sugiere que el tumor está causando una pérdida de sangre. Un nivel alto de glóbulos blancos es un signo de infección, lo cual es un riesgo si un tumor rectal crece a través de la pared del recto.
  • Análisis de sangre para medir el funcionamiento de los órganos. Un panel químico es un análisis de sangre para medir los niveles de diferentes sustancias químicas en la sangre. Los niveles anormales de algunas de estas sustancias químicas pueden sugerir que el cáncer se ha extendido al hígado. Los niveles elevados de otras sustancias químicas pueden indicar problemas en otros órganos, como los riñones.
  • Antígeno carcinoembrionario (ACE). Los cánceres a veces producen sustancias denominadas marcadores tumorales que pueden detectarse en la sangre. Uno de estos marcadores, el antígeno carcinoembrionario (CEA), puede ser más elevado de lo habitual en las personas con cáncer colorrectal. La prueba del CEA es especialmente útil para controlar su respuesta al tratamiento.
  • TAC de tórax. Esta prueba de imagen ayuda a determinar si el cáncer de recto se ha extendido a otros órganos, como el hígado y los pulmones.
  • Resonancia magnética de la pelvis. Una RMN proporciona una imagen detallada de los músculos, órganos y otros tejidos que rodean un tumor en el recto. Una RMN también muestra los ganglios linfáticos cercanos al recto y las diferentes capas de tejido de la pared rectal.

Su médico utiliza la información de estas pruebas para asignar un estadio a su cáncer. Los estadios del cáncer de recto se indican con números romanos que van del 0 al IV. El estadio más bajo indica que el cáncer se limita al revestimiento del interior del recto. En el estadio IV, el cáncer se considera avanzado y se ha extendido (metastatizado) a otras zonas del cuerpo.

Tratamiento

El tratamiento del cáncer rectal suele consistir en una combinación de terapias. Cuando es posible, se recurre a la cirugía para eliminar las células cancerosas. Después de la cirugía pueden utilizarse otros tratamientos, como la quimioterapia y la radioterapia, para eliminar las células cancerosas que queden y reducir el riesgo de que el cáncer vuelva a aparecer.

Si a los cirujanos les preocupa que el cáncer no pueda ser extirpado por completo sin dañar los órganos y estructuras cercanas, el médico puede recomendar una combinación de quimioterapia y radioterapia como tratamiento inicial. Estos tratamientos combinados pueden reducir el tamaño del cáncer y facilitar su extirpación durante la operación.

Leer también: Sobrevivientes de cáncer: cuidado de su cuerpo después del tratamiento

Cirugía

El cáncer rectal suele tratarse con cirugía para eliminar las células cancerosas. La operación más adecuada para usted depende de su situación particular, como la localización y el estadio del cáncer, la agresividad de las células cancerosas, su estado de salud general y sus preferencias.

Las operaciones utilizadas para tratar el cáncer de recto son las siguientes

  • Extirpación de cánceres muy pequeños del interior del recto. Los cánceres rectales muy pequeños pueden extirparse utilizando un colonoscopio u otro tipo de endoscopio especializado introducido a través del ano (escisión local transanal). A través del endoscopio se pueden pasar instrumentos quirúrgicos para cortar el cáncer y parte del tejido sano que lo rodea. Este procedimiento puede ser una opción si el cáncer es pequeño y es poco probable que se extienda a los ganglios linfáticos cercanos. Si un análisis de laboratorio revela que las células cancerosas son agresivas o que es más probable que se extiendan a los ganglios linfáticos, el médico puede recomendar otra intervención quirúrgica.
  • Extirpación total o parcial del recto. Los cánceres de recto de mayor tamaño que están lo suficientemente alejados del canal anal pueden extirparse mediante un procedimiento (resección anterior baja) que elimina todo el recto o parte de él. También se extirpan los tejidos y los ganglios linfáticos cercanos. Este procedimiento preserva el ano para que los residuos puedan salir del cuerpo con normalidad. La forma de realizar el procedimiento depende de la localización del cáncer. Si el cáncer afecta a la parte superior del recto, se extirpa esa parte del recto y luego se une el colon al recto restante (anastomosis colorrectal). Se puede extirpar todo el recto si el cáncer está localizado en la parte inferior del mismo. A continuación, se da forma de bolsa al colon y se une al ano (anastomosis coloanal).
  • Extirpación del recto y del ano. En el caso de los cánceres de recto situados cerca del ano, puede que no sea posible extirpar el cáncer por completo sin dañar los músculos que controlan los movimientos intestinales. En estas situaciones, los cirujanos pueden recomendar una operación denominada resección abdominoperineal (RAP) para extirpar el recto, el ano y parte del colon, así como el tejido y los ganglios linfáticos cercanos. El cirujano crea una abertura en el abdomen y fija el colon restante (colostomía). Los residuos salen del cuerpo a través de la abertura y se acumulan en una bolsa que se adhiere al abdomen.

Quimioterapia

La quimioterapia utiliza fármacos para destruir las células cancerosas. En el caso del cáncer de recto, puede recomendarse la quimioterapia después de la operación para destruir las células cancerosas que puedan quedar.

La quimioterapia combinada con la radioterapia también puede utilizarse antes de una operación para reducir el tamaño de un cáncer de gran tamaño, de modo que sea más fácil de extirpar con la cirugía.

Advertisements

La quimioterapia también puede utilizarse para aliviar los síntomas del cáncer de recto que no puede extirparse con cirugía o que se ha extendido a otras zonas del cuerpo.

Radioterapia

La radioterapia utiliza potentes fuentes de energía, como los rayos X y los protones, para destruir las células cancerosas. En las personas con cáncer de recto, la radioterapia suele combinarse con la quimioterapia, que hace que las células cancerosas sean más propensas a ser dañadas por la radiación. Puede utilizarse después de la cirugía para eliminar las células cancerosas que puedan quedar. O puede utilizarse antes de la cirugía para reducir el tamaño del cáncer y facilitar su extirpación.

Cuando la cirugía no es una opción, la radioterapia puede utilizarse para aliviar los síntomas, como el dolor.

Quimioterapia y radioterapia combinadas

La combinación de quimioterapia y radioterapia (quimiorradioterapia) hace que las células cancerosas sean más vulnerables a la radiación. Esta combinación suele utilizarse en los cánceres de recto de mayor tamaño y en los que tienen un mayor riesgo de reaparecer tras la cirugía.

La quimiorradioterapia puede recomendarse

  • Antes de la cirugía. La quimiorradioterapia puede ayudar a reducir el tamaño del cáncer lo suficiente como para hacer posible una cirugía menos invasiva. El tratamiento combinado puede aumentar las posibilidades de que la operación deje intacta la zona anal, de modo que los residuos puedan salir del cuerpo con normalidad después de la cirugía.
  • Después de la cirugía. Si la cirugía fue su primer tratamiento, su médico puede recomendar la quimiorradioterapia después si existe un mayor riesgo de que el cáncer vuelva a aparecer.
  • Como tratamiento principal. Su médico puede recomendar la quimiorradioterapia para controlar el crecimiento del cáncer si su cáncer de recto está avanzado o si la cirugía no es una opción.

Tratamiento farmacológico dirigido

Los tratamientos farmacológicos dirigidos se centran en anomalías específicas presentes en las células cancerosas. Al bloquear estas anomalías, los tratamientos farmacológicos dirigidos pueden provocar la muerte de las células cancerosas.

Los fármacos dirigidos suelen combinarse con la quimioterapia. Los fármacos dirigidos suelen reservarse para las personas con cáncer de recto avanzado.

Inmunoterapia

La inmunoterapia es un tratamiento farmacológico que utiliza el sistema inmunitario para combatir el cáncer. Es posible que el sistema inmunitario de su cuerpo, que lucha contra la enfermedad, no ataque al cáncer porque las células cancerosas producen proteínas que las ayudan a esconderse de las células del sistema inmunitario. La inmunoterapia actúa interfiriendo en ese proceso.

La inmunoterapia suele reservarse para el cáncer de recto avanzado.

Cuidados de apoyo (paliativos)

Los cuidados paliativos se centran en aliviar el dolor y otros síntomas de una enfermedad grave. Los especialistas en cuidados paliativos trabajan con usted, su familia y sus otros médicos para proporcionar un nivel adicional de apoyo que complemente su atención continua.

Los cuidados paliativos son proporcionados por un equipo de médicos, enfermeras y otros profesionales especialmente formados. El objetivo de los equipos de cuidados paliativos es mejorar la calidad de vida de las personas con cáncer y sus familias. Esta forma de atención se ofrece junto con los tratamientos curativos o de otro tipo que pueda estar recibiendo.

Advertisements

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*