Cómo reducir el riesgo de cáncer de próstata

Cómo reducir el riesgo de cáncer de próstata
Advertisements

El cáncer de próstata es uno de los más frecuentes en las personas que lo padecen. Según la Sociedad Americana del Cáncer (ACS), también es la segunda causa de muerte, por detrás del cáncer de pulmón, entre los hombres de Estados Unidos. Cómo reducir el riesgo de cáncer de próstata

El cáncer de próstata puede afectar a cualquier persona con próstata. Las personas con próstata pueden identificarse como cualquier género y pueden incluir a hombres, mujeres y personas no binarias.

Aunque no existe una forma absoluta de prevenir el cáncer de próstata, hay algunas cosas que puede hacer para reducir el riesgo. Mantener un peso corporal moderado, hacer ejercicio con regularidad y prestar atención a lo que se come y bebe desempeñan un papel fundamental.

En este artículo, examinaremos más detenidamente lo que puede hacer para reducir el riesgo de cáncer de próstata. Siga leyendo para descubrir más.

Coma frutas y verduras rojas

Los tomates, la sandía y otros alimentos rojos contienen un potente antioxidante llamado licopeno. Una revisión de estudios de 2020 sobre este tema señala que la investigación actual apoya que el licopeno puede reducir eficazmente la progresión y el crecimiento de las células del cáncer de próstata.

Un estudio de 2020 descubrió que el consumo de tomates enlatados y cocidos más de 4 veces por semana se asoció con una disminución del 28 por ciento del riesgo de cáncer de próstata en comparación con no comer nunca estos alimentos. Sin embargo, los investigadores señalaron que, aunque había algunas pruebas que relacionaban los tomates con un menor riesgo de cáncer de próstata, es necesario realizar más estudios.

Este punto se enfatiza en un meta-análisis de 2021 de 10 estudios sobre tomates y cáncer de próstata. Una vez completado el análisis, los investigadores no encontraron ninguna asociación significativa entre el consumo de tomates y el riesgo de cáncer de próstata. También señalaron que son necesarios estudios adicionales de mayor envergadura.

Si te gustaría añadir más tomates a tu dieta, puede que te preguntes cuál es la mejor manera de consumirlos. Un estudio de 2018 realizado en un laboratorio sugiere que cocinar los tomates, específicamente freírlos, puede facilitar la absorción de licopeno por parte de su cuerpo.

Además, cuanto más rojo sea el tomate, mejor porque el licopeno se acumula durante la maduración. Esto significa que los tomates pálidos comprados en la tienda y recogidos demasiado pronto tienen menos licopeno que los madurados en la viña.

Añade cítricos a tu dieta

Comer fruta fresca es una parte importante de una dieta equilibrada. También es posible que reduzca tu riesgo de cáncer de próstata.

Un estudio de 2017 descubrió que las personas que consumían la mayor cantidad de fruta, especialmente cítricos, tenían una pequeña reducción en su riesgo de cáncer de próstata.

Algunos ejemplos de cítricos para considerar probar son:

  • naranjas
  • pomelo
  • limones
  • limas
  • mandarinas
  • mandarinas
  • kumquats
  • yuzu

Considera la soja y el té

Un nutriente llamado isoflavonas se ha relacionado con un menor riesgo de cáncer de próstata en al menos una pequeña revisión de 2014 de estudios controlados. Las isoflavonas se encuentran en:

  • el tofu (elaborado a partir de la soja) y otros productos de soja
  • garbanzos
  • lentejas
  • los brotes de alfalfa
  • cacahuetes

Los investigadores también han estudiado durante mucho tiempo el vínculo entre el té verde y el riesgo de cáncer de próstata, con resultados mixtos. Un estudio de 2017 encontró que el riesgo de cáncer de próstata era menor en los hombres que bebían niveles más altos de té verde. Sin embargo, los investigadores señalan que estos hallazgos deben ser probados en estudios más amplios.

Un meta-análisis de 2017 examinó los resultados de 10 estudios. Encontró que la ocurrencia de cáncer de próstata disminuyó con cada taza adicional de té verde por día. Tomar más de 7 tazas al día se asoció linealmente con una reducción del riesgo de cáncer de próstata.

Una revisión más antigua de 2010 de las investigaciones sobre el té verde y el cáncer de próstata también señala que las células, los animales y algunos ensayos clínicos sugieren una relación entre los ingredientes clave del té verde y un menor riesgo de cáncer de próstata. En general, considera que se necesitan más estudios a gran escala.

Sirve otra taza de café

Muchos de nosotros disfrutamos de una buena taza de café por la mañana. Pero, ¿sabía usted que el hábito de tomar café en serio está vinculado a un menor riesgo de cáncer de próstata?

Un metaanálisis de 2014 de estudios clínicos sugiere que beber de 4 a 5 tazas de café cada día puede reducir la probabilidad general de padecer cáncer de próstata, además de disminuir las posibilidades de padecerlo de forma mortal y de alto grado.

Mientras tanto, un segundo meta-análisis de 2014 vio que el riesgo de cáncer de próstata fatal cayó alrededor de 11 por ciento con cada 3 tazas de café.

Estos hallazgos están respaldados por una revisión de estudios más reciente de 2021. Tras repasar 16 estudios de cohortes, los investigadores descubrieron que un mayor consumo de café se asociaba a un menor riesgo de cáncer de próstata. Había una tendencia lineal significativa con cada taza adicional de café al día.

Esto describe una relación dosis-respuesta entre el cáncer de próstata y el café. Esto significa que el efecto sobre el cáncer de próstata aumenta o disminuye con la cantidad de café que se bebe. Sin embargo, estos efectos pueden no extenderse a alguien que sólo toma una taza ocasional.

Hay que tener en cuenta que las dosis altas de cafeína pueden provocar efectos secundarios, como malestar estomacal, aceleración del ritmo cardíaco y problemas para dormir.

La forma de preparar el café también puede ser un factor. Un estudio realizado en 2015 en Noruega analizó el café preparado con filtro y el café hervido, que no utiliza filtro. Los hombres que bebían café hervido parecían tener un menor riesgo de cáncer de próstata que los que bebían café preparado de otra manera o no lo hacían.

Las sustancias químicas cafestol y kahweol tienen capacidad para combatir el cáncer. Los investigadores creen que estas sustancias químicas quedan atrapadas cuando el café pasa por un filtro de papel. El café hervido puede permitir que estas sustancias químicas que combaten el cáncer permanezcan en su infusión diaria.

Aprende más: Prevención del cáncer de próstata: Formas de reducir el riesgo

Limitar el consumo de grasas

Una revisión de 2014 de la investigación señala que puede haber un vínculo entre las grasas saturadas y las grasas animales y un mayor riesgo de cáncer de próstata.

Además de la carne, las grasas animales se encuentran en la manteca de cerdo, la mantequilla y el queso. Otras fuentes de grasas saturadas que no se han mencionado son los pasteles o la bollería, los caramelos y muchos tipos de comida rápida o envasada.

Siempre que sea posible, sustituya las grasas saturadas y de origen animal por grasas de origen vegetal. Pruebe a sustituir

  • aceite de oliva en lugar de mantequilla
  • fruta en lugar de dulces
  • verduras frescas en lugar de alimentos envasados
  • frutos secos o semillas en lugar de queso

Además, el exceso de cocción de la carne produce carcinógenos, así que tenga cuidado de no cocinar demasiado la carne.

Si fuma, intente dejar de hacerlo

Según la ACS, la mayoría de los estudios no han encontrado una relación entre el tabaquismo y el cáncer de próstata. En general, se necesita más investigación para definir mejor cómo el tabaquismo puede afectar el riesgo de cáncer de próstata.

Un estudio más antiguo de 2011 descubrió que aquellos que fuman en el momento de su diagnóstico de cáncer de próstata tienen más probabilidades de que el cáncer reaparezca. Además, fumar en el momento del diagnóstico se asocia con un mayor riesgo de muerte por cáncer de próstata u otras causas, según un estudio de 2019.

No es demasiado tarde para dejarlo. Cuando se comparan con los fumadores actuales, los dos estudios anteriores observaron que las personas que habían dejado de fumar antes de su diagnóstico tenían un riesgo mucho menor de muerte.

Tenga en cuenta los alimentos controvertidos

Para algunos tipos de alimentos y suplementos, los datos relativos al riesgo de cáncer de próstata son muy contradictorios. Basándose en esta información, lo mejor es que consulte a su médico para saber cuál es la mejor opción para usted en lo que respecta a estos productos.

Pescado y omega-3

Algunos tipos de ácidos grasos, conocidos como omega-3, pueden ayudar a reducir el riesgo de desarrollar cáncer. El omega-3 se encuentra en los suplementos dietéticos, así como en ciertos pescados, entre ellos

Advertisements
  • sardinas
  • atún
  • caballa
  • trucha
  • salmón

Hubo un estudio en 2013 que sugirió que los hombres con altas concentraciones de ácidos grasos omega-3 en la sangre son más propensos a desarrollar cáncer de próstata. Sin embargo, una revisión de 2015 encontró algunos problemas con la investigación y afirmó que el estudio en realidad no estableció un vínculo entre el aumento de la ingesta de omega-3 y el aumento del riesgo de cáncer de próstata.

Una revisión sistemática de 2017 llegó a la conclusión de que en la actualidad no había pruebas suficientes para apoyar que la ingesta de omega-3 estuviera asociada con el riesgo de cáncer de próstata. Concluyó que es necesario realizar más investigaciones sobre este tema.

Además, en 2019, los investigadores del Intermountain Healthcare Heart Institute presentaron dos nuevos estudios sobre los omega-3 en las Sesiones Científicas de la Asociación Americana del Corazón de 2019. Su investigación encontró que la ingesta de omega-3 se asoció con la protección de la muerte relacionada con la enfermedad cardíaca y también no parecía estar relacionada con el riesgo de cáncer de próstata.

Folato

El folato se encuentra en muchos alimentos, incluyendo:

  • verduras verdes
  • judías
  • los cereales integrales
  • los cereales de desayuno enriquecidos

También puede tomarse como un suplemento dietético llamado ácido fólico.

Una investigación más antigua de 2009 realizó un seguimiento de personas que tomaban suplementos de ácido fólico para ayudar a prevenir el cáncer colorrectal. Durante un período de seguimiento de 10 años, se encontró que la suplementación con ácido fólico puede aumentar el riesgo de cáncer de próstata. Sin embargo, la ingesta de folato en la dieta tuvo en realidad un efecto protector.

Una revisión sistemática y meta-análisis de 2012 evaluó los estudios sobre la suplementación con ácido fólico y el riesgo de cáncer. Descubrió que el cáncer de próstata era el único tipo de cáncer en el que los suplementos de ácido fólico parecían aumentar el riesgo.

Por su parte, una revisión sistemática y un meta-análisis de 2014 examinó más a fondo este tema. Encontró que tanto la ingesta dietética como la ingesta total de folato, que también incluía el ácido fólico, no tenían una asociación significativa con el cáncer de próstata.

Aprende más: Cáncer de próstata Diagnóstico y tratamiento

Lácteos

El calcio tiene una variedad de beneficios importantes para la salud. Algunos estudios, según la ACS, han relacionado los productos lácteos, o las dietas ricas en calcio, con un mayor riesgo de cáncer de próstata. Sin embargo, los estudios son contradictorios y este riesgo no se ha relacionado con la ingesta normal de calcio en la dieta.

Saque tiempo para hacer ejercicio

Tener sobrepeso u obesidad está relacionado con un mayor riesgo de padecer varios tipos de cáncer. Sin embargo, en general, la conexión entre el riesgo de cáncer de próstata y el peso parece ser compleja.

Un estudio de 2020 descubrió que sólo existía una asociación muy débil entre el índice de masa corporal (IMC) y el riesgo de cáncer de próstata. Sin embargo, cuando los investigadores ajustaron la circunferencia de la cintura, vieron que el aumento del IMC se asociaba con un mayor riesgo de cáncer de próstata en aquellos con una mayor circunferencia de la cintura.

También es importante tener en cuenta que el sobrepeso o la obesidad pueden tener un efecto negativo si ya se ha diagnosticado el cáncer de próstata. Por ejemplo, existe un mayor riesgo de progresión y recurrencia del cáncer de próstata en estas personas.

El ejercicio regular puede ayudarle a controlar su peso. Los beneficios del ejercicio incluyen un aumento de la masa muscular, un mejor metabolismo y una mejor salud cardiovascular. Pruebe actividades como

  • caminar
  • correr
  • montar en bicicleta
  • nadar

El ejercicio no tiene por qué ser aburrido. Cambia tu rutina e invita a tus amigos a participar. Es más probable que hagas ejercicio si es divertido.

Hable con un médico

Pregunte a su médico sobre el riesgo de desarrollar cáncer de próstata. Algunos puntos a tratar son

  • qué pruebas médicas de detección debe hacerse a medida que envejece
  • sus antecedentes personales o familiares de cáncer
  • recomendaciones dietéticas o de otro tipo relacionadas con la salud

Informe a su médico si experimenta síntomas que puedan ser señales de advertencia de cáncer de próstata, como por ejemplo

  • problemas urinarios, como:
  1. un chorro de orina débil o dificultades para empezar a orinar
  2. una necesidad frecuente o repentina de orinar
  3. sensación de dolor o ardor al orinar
  4. sensación de que la vejiga no se vacía después de orinar
  • notar sangre en la orina o el semen
  • tener molestias o dolor en cualquier parte de la pelvis, las caderas o la espalda que no desaparece
  • tener problemas para conseguir o mantener una erección

Preguntas frecuentes sobre el cáncer de próstata

A continuación, intentaremos responder a algunas de las preguntas adicionales que pueda tener sobre el cáncer de próstata.

¿Qué frecuencia tiene el cáncer de próstata?

Según la ACS, aparte del cáncer de piel, el cáncer de próstata es el tipo de cáncer más común en los hombres de Estados Unidos. Se calcula que aproximadamente 1 de cada 8 hombres desarrollará cáncer de próstata en algún momento de su vida.

La ACS estima que unos 268.490 hombres en Estados Unidos recibirán un nuevo diagnóstico de cáncer de próstata en 2022. Además, unos 34.500 hombres en Estados Unidos morirán de cáncer de próstata en 2022.

¿Cuáles son los otros factores de riesgo del cáncer de próstata?

Además de algunos de los factores que hemos comentado anteriormente, existen otros factores de riesgo conocidos para el cáncer de próstata. Entre ellos se encuentran:

  • La edad. El riesgo de padecer cáncer de próstata aumenta a medida que se envejece. Según la ACS, alrededor de 6 de cada 10 diagnósticos de cáncer de próstata se producen en hombres mayores de 65 años.
  • Antecedentes familiares. Si un pariente biológico cercano, como un padre o un hermano, ha tenido cáncer de próstata, usted puede tener un mayor riesgo de desarrollarlo.
  • La raza. Aunque las razones no están claras, el cáncer de próstata parece ser más común en los hombres afroamericanos. Se necesitan más investigaciones para determinar el motivo.
  • Ubicación geográfica. No se sabe exactamente por qué, pero el cáncer de próstata es más frecuente en regiones del mundo como Norteamérica, el Caribe, Europa y Australia.
  • Cambios genéticos. Algunos cambios genéticos heredados, como los de genes como el BRCA1 y el BRCA2, pueden aumentar el riesgo de cáncer de próstata. Además, los hombres con una afección hereditaria llamada síndrome de Lynch también tienen un riesgo mayor.

¿Cuál es el pronóstico del cáncer de próstata?

Cuando el cáncer de próstata se detecta a tiempo, el pronóstico es bastante bueno. Según el Programa de Vigilancia, Epidemiología y Resultados Finales (SEER) del Instituto Nacional del Cáncer, la tasa global de supervivencia a cinco años del cáncer de próstata entre 2011 y 2017 fue del 97,5 por ciento.

El SEER desglosa estas estadísticas aún más en función de la extensión del cáncer en el momento del diagnóstico:

  • Localizado. Cuando el cáncer permanece en la próstata, la supervivencia a 5 años es casi del 100 por ciento.
  • Regional. Si el cáncer está en la próstata y en los ganglios linfáticos cercanos, la tasa de supervivencia a 5 años sigue siendo casi del 100%.
  • Distante. Cuando el cáncer se ha extendido a otros órganos y tejidos, la tasa de supervivencia a 5 años desciende al 30,6%.

La mayoría de los cánceres de próstata se diagnostican cuando están localizados o son regionales.

¿Qué tipos de tratamiento se utilizan para el cáncer de próstata?

Si se le diagnostica un cáncer de próstata, su médico le ayudará a desarrollar un plan de tratamiento adecuado a su situación individual. Es posible que se utilice una combinación de diferentes opciones de tratamiento.

Es posible que le recomienden algo llamado tratamiento expectante si su cáncer no causa síntomas. Durante este tiempo, es posible que controlen su cáncer mediante una serie de pruebas. El tratamiento se iniciará cuando usted desarrolle síntomas o cuando los resultados de las pruebas determinen que el cáncer está creciendo.

Otras posibles opciones de tratamiento pueden ser

  • Cirugía. Si sólo tiene cáncer en la próstata, su médico puede sugerir la cirugía para extirpar el tumor o la próstata.
  • Radioterapia. En la radioterapia se utiliza radiación de alta energía para eliminar las células cancerosas.
  • Crioterapia. Durante la crioterapia, se utiliza una sonda especial para congelar y eliminar las células de la próstata, incluidas las cancerosas.
  • Terapia hormonal. Este tratamiento se centra en bloquear las hormonas que pueden favorecer el crecimiento del cáncer.
  • Quimioterapia. Los fármacos quimioterapéuticos pueden eliminar las células cancerosas o ralentizar su crecimiento.
  • Inmunoterapia. La inmunoterapia aprovecha el sistema inmunitario para ayudar a tratar el cáncer de próstata. Para tratar algunos tipos de cáncer de próstata puede utilizarse un tipo de inmunoterapia denominada sipuleucel-T (Provenge).
  • Terapia dirigida. La terapia dirigida bloquea la actividad de ciertas proteínas en las células cancerosas. Para el tratamiento de algunos tipos de cáncer de próstata pueden utilizarse unos fármacos denominados inhibidores de PARP.

¿Cómo puedo mantener mi próstata sana?

Hacer las siguientes cosas en su vida diaria puede ayudarle a mantener la próstata sana:

  • Ejercicio. Hacer ejercicio con regularidad es muy bueno para la salud y para prevenir una serie de enfermedades. Por ello, intente hacer ejercicio la mayoría de los días de la semana. Si no está seguro de por dónde empezar, pregunte a su médico sobre los tipos de ejercicio adecuados para usted.
  • Lleve una dieta equilibrada. Intenta llevar una dieta equilibrada rica en alimentos como cereales integrales, frutas y verduras frescas y fuentes de proteínas magras. Reduzca el consumo de carnes rojas y de alimentos con alto contenido en azúcar, carbohidratos refinados o grasas poco saludables.
  • Controle el peso. Si tiene sobrepeso u obesidad, es importante que tome medidas para controlar su peso. Su médico puede ayudarle a recomendar formas seguras de perder peso.

También es importante que acuda a su médico para someterse a revisiones periódicas. Durante este tiempo, puede hablar sobre el cáncer de próstata y obtener información sobre cuándo debe empezar a someterse a las pruebas de detección del cáncer de próstata. Como siempre, no dude en acudir a su médico si tiene síntomas preocupantes.

Para llevar

No es posible prevenir completamente el cáncer de próstata. Sin embargo, hay algunas medidas que puede tomar para reducir el riesgo.

Por ejemplo, es posible que algunos tipos de alimentos y bebidas puedan reducir el riesgo de cáncer de próstata. Algunos ejemplos son

  • frutas rojas o verduras como los tomates
  • la soja
  • té verde
  • café

Reducir la ingesta de grasas, sobre todo de carne roja, también puede ayudar a reducir el riesgo.

Además de la dieta, también son importantes otros factores del estilo de vida. Intente tomar medidas para dejar de fumar, controlar su peso y hacer ejercicio con regularidad.

No dude nunca en acudir a su médico si presenta signos de advertencia de un posible cáncer de próstata, como problemas urinarios o dolor en la pelvis, las caderas o la espalda. Si estos síntomas no están causados por el cáncer de próstata, pueden deberse a otra afección que debe tratarse.

Advertisements

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*